4/30/2007


INTRODUCCION

La guerra civil española siempre ha ejercido en mí una curiosidad que con los años se convirtió en fascinación,posiblemente algo tenga que ver el ser hijo de una malagueña que con ocho años huía por la carretera de Almería a la entrada de las tropas italianas en Málaga.Algo parecido me ocurre con Cuba y su historia en común con España, de modo que cuando la "red", que todo lo puede puso ante mí un artículo del diario Granma en el que se hablaba de un homenaje a los combatientes cubanos que lucharon en la guerra civil española, sentí necesidad por conocer detalles de todo aquello.Yo había leído algunas referencias a cubanos en la guerra civil pero nunca dejaron de ser casos concretos, sin embargo este homenaje que se tradujo en un modesto y digno monumento en el Muelle de Luz de La Habana, hablaba de un contingente importante de voluntarios y lo que era aún mejor,en este acto que tuvo lugar el 4 de diciembre de 2003,había supervivientes.Ese fue el origen de esta investigación que me ha llevado a conocer y entrevistar a estos hombres y reconstruir su paso por España a través de sus testimonios para lo que me trasladé a Cuba y recorrí los mismos escenarios que protagonizaron su gesta.
Para el conocimiento de estos hechos existen algunos trabajos imprescindibles pero todos ellos publicados en Cuba donde la presencia cubana en la guerra civil española es comúnmente conocida y difundida a través de libros, artículos y desde mediados de los años noventa cuenta con un foro permanente, el centro "Pablo de la Torriente Brau" que promueve publicaciones y encuentros sobre esta especialidad.Desgraciadamente el archivo que los veteranos cubanos de la guerra civil española han mimado durante más de cincuenta años a través de la asociación de "Voluntarios Cubanos de la guerra civil española" quedó definitivamente desgajado tras el fallecimiento de su último presidente Mario Morales y de su secretario Aneiro Subirat,últimos miembros que custodiaron;posteriormente sus familias los entregaron a historiadores y periodistas que se interesaron por el tema o sencillamente desconocen su paradero.Esta investigación se basa por tanto en testimonios y en los documentos que estos supervivientes han aportado, en el de los familiares de muchos de los ya fallecidos y en todos aquellos documentos que han podido ser localizados.De entre todos estos destacan los aportados por Ramón Nicolau que fue el responsable del reclutamiento y presencia de los voluntarios que partían desde Cuba y que posteriormente fue el responsable del Instituto de Historia de Cuba,desde donde impulsó una publicación monográfica sobre este tema al cumplirse los cuarenta años de la guerra civil española; un libro de entrevistas y testimonios definitivo para el conocimiento de estos hechos.En los años noventa,historiadores como Alberto Alfonso Bello,Victor Joaquín Ortega y otros ayudaron a mantener viva la memoria de estos hechos, algo que no ha ocurrido con los especialistas en la guerra civil española que desde España y otros lugares del mundo han profundizado en la presencia internacional en la guerra española pero no han profundizado en el contingente cubano.El número de voluntarios es otra de las asignaturas pendientes con la dificultad adicional que supone conocer el número de voluntarios que se alistaron directamente en unidades del "Ejercito Popular" sin mantener relación alguna con las organizaciones cubanas que trabajaban en esta tarea.Todos los trabajos sobre el asunto hablan de una cifra en torno al millar de combatientes.

Para una mejor compresión de la presencia de estos voluntarios cubanos en España he recogido una síntesis de la historia de Cuba desde su independencia hasta el inicio de la guerra en España.Se trata de un acercamiento al proceso político y social de la que fue última colonia española que solo treinta y ocho años más tarde de lograr su independencia de ,defiende con su sangre a una parte de la España en guerra, la España leal.Otro capítulo está dedicado al movimiento revolucionario cubano y su etapa de gestación como embrión de lo que con los años se convertiría en el único país latinoamericano en el que se instalase el marxismo como referente político, un capitulo determinante para conocer el ambiente y las condiciones de vida de la mayoría de los voluntarios que antes de marchar a España estarán encuadrados en el movimiento estudiantil, en las organizaciones obreras o en los grupos políticos de oposición a las feroces dictaduras que soportó Cuba y a los constantes gestos injerencias tas de los Estados Unidos.Los cubanos que luchan en España pertenecen a diversas tendencias políticas pero todos tienen algo en común, son antifascistas y antiimperialistas también se relata el definitivo papel del Partido Comunista de Cuba que tras el llamamiento de la Komintern para el envío de voluntarios a España actuará como vínculo entre estos y las organizaciones que se ocuparon de su traslado, su paso por Francia y la entrada generalmente clandestina en España y una vez allí su alistamiento en las Brigadas Internacionales, aunque como se verá en adelante, no solo en estas unidades lucharán los cubanos.

Otro aspecto en el que he querido profundizar es la relación entre ambas naciones desde el inicio de la guerra, el papel jugado por Cuba que adoptará una posición de "neutralidad activa" que pasará por diversos posicionamientos como su propuesta de arbitraje hispano en el conflicto español y sus oscilaciones hacia los diplomáticos republicanos en Cuba o los representante oficiosos del gobierno de Burgos en la isla.Se destacan también las actividades de la colonia española en la isla durante la guerra, con organizaciones republicanas y falangistas que provocarán corrientes de opinión y debates mediáticos que calarán profundamente en una sociedad cubana que había vivido momentos de euforia solo tres años antes con la caída del Presidente Gerardo Machado y la creación de un gobierno de tendencia izquierdista que durante unos meses llevará a cabo un programa de reformas en el que podemos encontrar similitudes en las adoptadas por el gobierno de la Segunda República en España.También es analizado el papel de la diplomacia cubana en España durante el conflicto con una intensa labor humanitaria traducida en asilo político en sus sedes de docenas de personas,fundamentalmente partidarios de los alzados, aunque al final de la guerra también darán asilo a partidarios de la República.Se destaca también la labor de estos diplomáticos en lo que a canje de prisioneros entre ambos bandos se refiere y en la repatriación de los cubanos apresados en los campos de concentración franquistas al finalizar la guerra.
Las organizaciones de ayuda a la España republicana alcanzan tal fortaleza durante el tiempo que dura el conflicto que llegarán a ser el auténtico motor de la oposición cubana que había constituido una asociación para la ayuda material a España en la que también se trabajó en la propaganda.Se produjeron importantes envíos de alimentos,medicamentos,tabaco y otros útiles, se creó una colonia infantil en Sitges con el nombre de "Casa Cuba" y en general lograron mantener la tensión sobre la guerra española en la sociedad cubana a la que llegaban no solo mensajes de solidaridad hacia España sino que también de repulsa hacia el Gobierno cubano y la ausencia de libertades políticas, una circuntastancia que variará sensiblemente en el tiempo que dura la guerra en España.Sin embargo aún siendo importante la ayuda material y moral, será determinante la aportación de voluntarios para la lucha en España, tarea que se desarrollará en condiciones de clandestinidad y persecución por parte de las autoridades cubanas y que será posible gracias a la estructura del Partido Comunista Cubano, tan joven y pequeño como el español pero con el mismo nervio y capacidad de organización.Serán los comunistas los que se encarguen de organizar los grupos de voluntarios que aún siendo de distintas tendencias políticas son absorbidos por la estructura de la Komintern desde su llegada a Francia, siempre con cuadros comunistas al frente de los grupos.
Aunque ha sido difícil elegir entre estos voluntarios, he decidido optar solo por algunos de ellos y profundizar en su biografía y su paso por España.Respecto de los supervivientes, su avanzada edad les ha permitido narrar sus recuerdos de forma desigual,si bien cuatro de ellos mantienen bastante vivos estos hechos y solo se ha corregido su testimonio en aquellas lagunas mentales que han podido ser contrastadas en anteriores testimonios suyos y en documentos que obran en su poder.Tambien he respetado sus expresiones y en lo posible su español de cuba.Desgraciadamente solo Pablo de la Torriente suele sobresalir como representante de los "voluntarios de la libertad" cubanos;a través de estas páginas podrán conocer la singularidad de otros muchos que dejaron su vida en España o tuvieron una actuación significada.Con la llegada de la Revolución en 1959,muchos de estos veteranos pasaron a formar parte de la élite política como Ramón Nicolau,Mario Morales ,Manuel del Peso o María Luisa Lafita,sin embargo la mayoría retornó a sus empleos y su paso por los frentes españoles no fue del dominio general hasta que a los cuarenta años el gobierno cubano les concediera a los supervivientes la medalla que distingue a los combatientes internacionalistas y les considerase como los pioneros en esa labor revolucionaria que ha llevado a los cubanos a luchar en distintos continentes desde el inicio de la revolución socialista en la isla.En España estuvieron cubanos de una tremenda talla intelectual como Juan Marinello o Félix Piíta músicos de primer nivel como Julio Cuevas o gansters de siniestro recuerdo como Rolando Masferrer que fue voluntario a España y fue herido en una pierna por lo que con los años, cuando se convirtió en jefe de la temida banda mafiosa conocida como "Los Tigres de Masferrer" pasó a ser conocido como "El cojo Masferrer".
Por último no he querido dejar de relatar los tormentos de los combatientes cubanos en los campos de refugiados que los franceses habilitaron a toda prisa para alojar a los republicanos españoles que se vieron obligados a dejar el país a final de la guerra.Los cubanos protagonizaron iniciativas singulares en estos campamentos, fugas y composiciones musicales incluidas, como la que da nombre a este libro y que en definitiva pasó a convertirse en un símbolo de la resistencia de estos cubanos que pasaron un promedio de cien días prisioneros en las playas de Francia.

"Allé,Allé Reculé".Combatientes cubanos en la guerra civil española,pretende contribuir al conocimiento de la gesta de estos voluntarios cuyos supervivientes, setenta años después de estos hechos siguen mirando hacia España, no como el país que los colonizó sino como aquel que les permitió luchar contra el fascismo.España les reconoció el derecho a la ciudadanía en 1996 en un gesto político de circunstancias que no hace justicia al sacrificio de los extranjeros que llegaron a España a defender al Gobierno Constitucional.Prueba de ello es el escaso interés que las autoridades diplomáticas españolas muestran hacia estos hombres a los que trata con la misma indiferencia que a los miles de cubanos que se acercan hasta las oficinas consulares españolas y de los que no tiene más conocimiento que el que difunden los medios de comunicación cubanos.
Conocer la hazaña de estos hombres y mujeres, quienes eran, porqué fueron y como discurrió su tiempo en España es en definitiva la razón de este libro.